• vevo_2016_app_icono
  • Spotify - Círculo Negro
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black

 © 2017 por KIKE NAVAS 

MUY PERSONAL...   

SUS PRIMEROS AÑOS

 

Enrique Miguel Navas Laserna, aunque todo el mundo le llama Kike Navas, ya que su padre, futbolista de la época se llamaba igual... Kike Navas. Siempre se ha sentido muy orgulloso de ese nombre... de su padre, de su madre Maribel y de su hermano Jorge...

“A pesar de la distancia y de vernos menos de lo que quisiéramos considero, que nuestro amor está cimentado en sólidos pilares, gracias al respeto y a la educación que hemos recibido... es la mejor familia que podría tener una persona como yo... Siempre me he sentido querido, cuidado, respetado, apoyado y valorado por ellos. ”.

Nace en Ceuta bajo el signo de Leo. Entre sus virtudes: noble, romántico, pasional, tierno, sincero, creativo, trabajador, constante y gran luchador sin descanso. Muy espiritual, en búsqueda constante del equilibrio y la paz interior. Defectos: pierde la cuenta... siempre acuña el término “Perfectamente imperfecto”...

Ceuta una ciudad llena de misterios, sueños, rodeada de mar y montaña con altas cargas de espiritualidad y buena gente. Es complicado encontrar tanto en tan pocos kilómetros y seguramente la ciudad que le vio nacer verá pasar sus últimos días.

“Siempre me he imaginado mis últimos días retirado en una pequeña casita en el campo o la playa, pero apartado de todo. Viviendo de lo poco que necesite y dedicándome a escribir, leer y escuchar tanto y tanto pendiente, pero sobretodo agradeciendo a la vida y al silencio...” .

Ya desde muy temprana edad sabía que quería ser artista, cuando cantaba con su mama Maribel canciones de "Enrique y Ana" o “Teresa Rabal” con tan solo 1 año. Su madre recuerda con cariño que aprendió a cantar casi antes que a hablar.

 

 

Siempre tuvo un carácter extrovertido, jamás dudó nunca cantar y bailar en las reuniones de domingo con su abuelo Paco y su tío Javier que le tocaba la guitarra mientras contaba anécdotas de cuando el fue músico...

Tubo una infancia maravillosa gracias a su familia, aunque su adolescencia no fue tan placentera, “Esto de ser artista es complicado en una ciudad pequeña y encima siendo chico aun mas....El miedo a lo distinto, la ignorancia de lo diferente suele crear comportamientos a veces crueles en los demás, que acaban por apagarte y anularte, con lo cual solo pretendes, llamar lo mínimo la atención”.

Todo esto es pasado y Kike ha preferido quedarse con lo positivo de todo y el aprendizaje que conllevo.“Hace tiempo que perdoné y me perdoné. Vivo en paz con mi pasado”...

En sus primeros años escuchaba mucha música en su casa, algo que le permitió sin pretenderlo, abrir su mente a diferentes estilos. Por un lado su mama cantaba canciones de Isabel Pantoja, Marifé de Triana, Concha Piquer, Rocío Jurado o Juanita Reina... esto le marcará para siempre, puesto que una de sus pasiones secretas es la copla, un género que aunque no ha practicado mucho, admira profusamente. De estas señoras aprendió la pasión y el drama en la canción. Su papa era rockero, escuchaba a Barón Rojo, Obús, Escorpions, Triana, Luz Casal... gracias a el comienza a admirar las guitarras eléctricas y las voces fuertes.

Esta mescolanza siempre ha estado muy presente en la vida profesional de Kike.

Rápidamente comenzó a desarrollar sus aptitudes artísticas que en aquellos años eran mas actitud que talento, pero no le importaba, lo hacía como algo vital el hecho de cantar y bailar. Al principio todo era secreto, por timidez, vergüenza, pensar que lo hacía mal... sus padres tardaron mucho en darse cuenta que su hobbie estaba desembocando en su futuro.

 

 

 

Así se presentaba a todo tipo de concursos, playbacks, verbenas o "Escalas en Hifi" donde imitaba cantando y bailando a los artistas de moda. Pero todo en secreto porque sus padres no entendieron nunca el concepto de “niño prodigio” y pensaban que los niños debían de ser niños y no cumplir, en muchos casos, las frustraciones de sus padres. A escondidas se aficionó a montar con muy poca edad “finales de curso” de distintos colegios. Como dato curioso, en poco tiempo acabó organizando simultáneamente varias escuelas a la vez... “Ahí descubro otra de mis pasiones, la dirección, en muchos casos dirigía a gente mayor que yo y tomaba responsabilidades que desde luego no eran acordes a mi edad”.

En aquello años, coreografiaba y cantaba las canciones de moda por entonces de grupos como Amistades Peligrosas, Greta y los Garbo, Obk, Viceversa, La Década Prodigiosa, Garibaldi, Ricky Martin, Chayanne, Gloria Estefan, Thalía, ...

“Quizá de ellos no aprendí mucho musicalmente, pero empecé a tener conciencia de lo que significaba la palabra “espectáculo” y que desde luego, subir al escenario es fruto del trabajo”.

Como cualquier niño joven entró “al trapo” con la música de radio fórmula pero siempre se sintió mas atraído por ese pop español menos comercial que recordaba de sus primeros años de vida y que por alguna razón se había quedado grabado en su retina y memoria... “Siempre me he sentido hijo pródigo de los 80 ́s y de la Movida Madrileña que fue mucho mas para mi que un alarde de color, ropas extravagantes y unos tacones. Fue un grito a la libertad, a romper con lo establecido, a dar voz a aquellos que llevaban amordazados toda la vida. Fue darle un lugar a todos los corazones tan atormentados e incomprendidos que cantando liberaban su pena. Artistas como los hermanos Urquijo, Manolo Tena o Antonio Vega me mostraban a través de sus letras un mundo que, sin saber porqué, parecía que también era el mío...”

Del que si aprendió, aunque por aquellos años no tenía conciencia, por su corta edad, fue de su admirado Tino Casal...“Veía a un señor excéntrico con ropa singular en televisión pero había algo en el que me hipnotizaba, su manera de cantar sobresalía del resto y sus letras fueron creándome un mundo paralelo lleno de metáforas y simbolismos”

 

Como tantos otros, como todo en esta tierra, maltratado por la historia, incomprendido por “los modernos” y denostado por los clásicos, ridiculizado por aquellos que sienten pavor a lo distinto... “Actualmente creo que Tino es el último genio español. Visionario y amante del arte en sus concepto mas renacentista. Mientras todos empezaban a aprender a tocar la guitarra en garajes, el podía codearse con otros genios de la época como Mercury o Bowie.         

 

No interesa darle su sitio porque los que han ganado tanto dinero como adalides de la Movida quedarían en evidencia...”

Por otro lado, de tanta música que escuchaba, empezó a sentirse mucho mas atraído por otros estilos, otros cantantes que no disfrutaba del todo, porque aunque las tarareaba en la radio, no sabía mucho de ellos por el hecho de cantar en otro idioma. Pero sin saberlo, estaba creando el verdadero poso musical de Kike como artista... Solistas que hoy forman parte su biblioteca musical mas querida como Michael Jackson, Madonna, Queen, George Michael, Bon Jovi, Aretha Franklin, Steve Wonder, David Bowie, Prince, Elton John, Whitney Houston...     

 

Bueno... así mas o menos transcurre su niñez rodeado de canciones, programas de televisión musicales , videoclips, “La Bola de Cristal” y “Dragones y Mazmorras”, aunque con una pena: la danza.                   

 

 

Desde pequeño se sintió muy atraído por esta disciplina. Siempre tuvo aptitudes para ello. Interpretar con su cuerpo le enamoro desde el principio pero no pudo desarrollar esta aptitud hasta mas tarde porque el baile no era cosa de hombres... en fin... 

                                                            SU LLEGADA A LA CAPITAL

A los 15 años se plantea uno de los momentos mas difíciles de su vida y que mas le marcaran: la posibilidad de irse a Madrid a estudiar y cumplir sus sueños o quedarse en su tierra y llevar una vida normal en una oficina o ser profesor de historia que alguna vez se lo planteó. Sus padres ante la imposibilidad económica de mandar a estudiar a dos hermanos fuera de la ciudad de Ceuta, plantean en casa la cuestión de trasladarse a la capital y empezar los cuatro una nueva vida... esta decisión fue fundamental para la carrera de Kike... “Nunca estaré eternamente agradecido a mis padres. Dejaron sus vidas para que nosotros tuviéramos la nuestra. No existe un amor mas puro como el que mis padres demostraron”.

Al final se vio en el puerto de Ceuta cargado de maletas de ropa y su mas preciado tesoro, sus discos y sus libros. Dejando atrás a sus amigos, su familia, su niñez, su tierra, olores, sabores, lugares, el mar... pero se montaba en el barco con una ilusión que era mucho mas grande que la pena, y... rumbo a Madrid.....

 

Llegó a la capital sin tener idea de nada, ni siquiera de la vida, pero tuvo que empezar a vivirla... Ingresó en el instituto y continuó sus estudios de Bachillerato. Sin duda fueron los peores años que recuerda. Su timidez y su falta de seguridad (recodemos que llego en la peor edad) le suponen el no encontrar amigos y los que tenía se fueron olvidando de el...”Sin rencor asumí, mas tarde, que el desapego por la distancia hace mella en niños que no tienen un concepto tan maduro de la amistad como el que podamos tener ahora... He perdonado todo aquello y se, que ellos a mi, porque quizás yo tampoco supe gestionar aquella situación y ellos también eran niños como yo”, con lo cual la soledad hizo que fuese cada vez mas introvertido.

Sus últimos años de instituto ni siquiera tienen un hueco en su memoria. De una manera inteligente los guardó en un cofre en el fondo del mar...“Madrid es una ciudad fría si no sabes engancharte a un grupo, no me ayudaron a adaptarme o no supe hacerlo...”

Para no mentir solo conserva desde su llegada a Madrid la amistad incondicional de tres personas que siempre han estado a su lado y casi siempre en un segundo plano. “Aprovecho este lugar para dar las gracias infinitas a tres ángeles que siempre habéis estado a mi lado. Mas en lo malo que en lo bueno y desde aquí, os pido perdón por no haber sido el amigo que os merecéis y por haber desaparecido de vuestras vidas tantas veces solo por dejarme deslumbrar ante situaciones y personas que mas tarde me han dejado tan vacío... Nunca os estaré eternamente agradecido Esther, Bea y Carlos...”

El lado positivo de esto (todo tiene su lado bueno), es que estos años se convirtieron en los de su biblioteca particular...el autoaprendizaje. La soledad le acompañó escuchando música, descubriendo nuevos artistas, distintos estilos, escribiendo sus primeras letras, leyendo novelas, obras de teatro y abriendo la mente al sueño de ser artista, de contar historias en un escenario, de representar otras vidas en las tablas, de cantar aquello que vivía dentro de el... pero ese sueño, cada vez se iba alejando mas...

Al terminar selectividad se decide por Licenciatura de Comunicación Audiovisual porque pensaba que era la carrera lmas parecida a lo que realmente sentía, aunque luego se dio cuenta que no, que el mundo artístico no siempre se regía por la formación, pero ese es otro debate...

Al entrar en la facultad su vida cambió. Dio un giro de 180 grados. Poco a poco regresan las ganas de reír, de aceptarse, de conocer gente, de tener amigos. Por fin estaba rodeado de artistas, de personas que como Kike tenían ideas y sueños. Era una actividad incesante. Todos querían ponerlo todo en practica... Cursos, tertulias, cortometrajes, y por fin...vida social. ¡Esto era lo que necesitaba!

“Para mi ir a la Universidad fue una liberación en todos los sentidos. Comencé a saber verdaderamente quien era yo, qué quería, mis sueños, mis anhelos y todo ello al lado de mis niñas Isabel y Cinthia que formaron parte de esta etapa tan importante para mi y aun hoy les proceso un amor infinito”.

En una de sus primeras salidas nocturnas con los compañeros, Raquel otra de las personas con las que siempre estará en deuda, le escuchó cantar por encima de la música que ponían en la sala y le animó a que se presentase a la audición de un grupo de teatro..."Teatronamos" que se dedicaba a hacer musicales, un mundo hasta entonces desconocido para el...De repente todo lo que había soñado desde pequeño reaparece de nuevo... “No podía creer que alguien me dijera que cantaba bien... Era demasiado introvertido por aquel entonces como para plantearme dar ese paso...pero lo hice... me temblaba todo el cuerpo y estuve llorando durante mas de media hora antes de entrar en el local donde me hacían la prueba.”

A pesar de su terrible prueba, fue admitido en el grupo. Allí comenzó a volver a tener contacto con la interpretación, el canto y la danza. A ensayar bajo la batuta de su primer director Javier Posadas del que aprendió tantas cosas. Cada día de ensayo para el era un regalo y con esa pasión vivió cada oportunidad.

A partir de entonces, se centró en formarse, estudiar todo lo que podía y aprender de todo y de todos, pero no era tan sencillo porque para poder pagarlo todo su vida se complicaba....Por las mañanas iba a la facultad, por las tardes a estudiar canto, danza e interpretación en la Escuela de Musicales y por las noches a trabajar a un Karaoke para poder costearse los estudios y todo ello viviendo sin sus padres...“Fueron comienzos muy duros y en algunos casos precarios pero fue un aprendizaje necesario para forjar mi personalidad luchadora y constante, aprendiendo lo mucho que cuestan las cosas. Tuve siempre el apoyo de mis padres pero era un trance que debía vivir solo”.

Poco a poco comenzó a trabajar primero en pequeñas cosillas, orquestas, musicales de pequeño formato y así fue ganándose la confianza de sus directores, de sus compañeros y sobretodo de el mismo. Su verdadera oportunidad le viene de la mano de su mentor Jaime Coderch y su mujer Pilar Carretero.

“Jaime me enseñó el amor por esta profesión, a pensar en grande, a entender el espectáculo con un concepto americano, me dio alas para volar en enormes escenarios y sobretodo la primera oportunidad de dirigir musicales en grandes teatros. Para mi, ha sido mi segundo padre con el que aprendí y crecí en el escenario... siempre te estaré agradecido”

 

Esta historia no es mas que una de las miles, de gente que viene a la capital en busca del sueño dorado pero muchos se rinden en el camino o caen en las garras del ostracismo después de haber despuntado en un momento determinado de sus vidas...

“Lo importante de esta profesión para mi no es la meta sino disfrutar cada instante del camino, del aprendizaje, de todas esas personas que te tendieron una mano, que valoraron tu esfuerzo, tu mensaje o incluso la gente que puso zancadillas porque al final también se aprende mucho de ellos...“

A partir de entrar en esta compañía en 1998 comienza su verdadera andadura profesional desde entonces no ha parado de trabajar ni un solo instante, a veces mas de lo que debiera, por no saber decir que no. A veces en mejores condiciones que en otras. A veces mas valorado y otras no tanto pero siempre afortunado de poder cumplir casi 20 años de profesión que he vivido muy intensamente tanto en los buenos como en los malos momentos. Ha participado en 22 montajes (Entre obras de texto y teatro musical), de los cuales dirige 12, ha grabado 7 discos (5 en distintas formaciones y 2 en solitario), cumple el sueño infantil de pertenecer al grupo del que luego formé parte 10 años , ganador de el Festival de Benidorm, presentador de televisión en distintas cadenas, compositor de sus canciones, de otros artistas y de obras pero sobretodo lo que mas feliz le hace, es haber trabajado con grandes de la cultura y el arte de este país, cantado con artistas a los que admira muchísimo y formando elenco de grandes compañías...

“A todos los que habéis formado parte de estos casi 20 años:

¡MUCHAS GRACIAS!

Compañeros de profesión de los que tanto he aprendido, directores por vuestras herramientas, productores por dejarme plasmar mi verdad en mis trozos de alma, representantes por permitir que mis historias llegarán al público, programadores de teatro y salas por abrir el telón a mis propuestas de personaje, a mis profesores por ser el canal técnico a lo que hay dentro de mi, a la familia de las redes que viven con intensidad mi día a día, a familia de sangre por ser como sois, como no, a mis amigos que han estado a mi lado, aguantado mis idas y venidas, mis neuras, mis depresiones, mis altos y mis bajos... no os nombro pero sabéis quienes sois realmente y desde aquí deciros que os amo por tanto. Estáis en todos los momentos de mi vida y eso es el verdadero éxito... lo demás es circunstancial y efímero...

Y como no, a mi público que confía en mi hacer, que entiende mi mundo interior, que siente con mi emoción, que llora o ríe con mis letras, que crece como mi música, que nos se conforma con todo y quiere seguir caminando a mi lado. ¡Gracias infinitas!”

“Mi primer disco en solitario “TEATRO DE LA OSCURIDAD” fue sin duda el mas castigado de mi carrera porque pagó las culpas de muchas insuficiencias técnicas y económicas, desdenes y fue ahogado por la falta de tiempo que suponía formar parte de un grupo que hacía un promedio de 100 galas anuales. Algún día le daré el lugar que se merece y saldrá a la luz todas aquellas canciones que por aquel entonces me acompañaban.

Cuando abandoné el grupo mentiría si dijera que no tuve miedo. Salir de la zona de confort aterra pero es necesario y desde luego, para mi, fue una liberación en todos los sentidos... Profesional y emocionalmente. Necesitaba gritar al mundo quien era Kike Navas sin mas, sin ningún apellido, sin el respaldo a veces envenenado de otros. Simplemente reafirmarme como persona y como artista.

Con la publicación de “ME LO DIJO EL SILENCIO” sentí que volvía a nacer, como aquel niño que comenzaba hace 18 años, con muchos miedos pero a la vez, mas fuerte que nunca y feliz de haber podido plasmar toda una vida hecha música que llevaba oculta en mi...

Mentiría si dijera que todo fue de color de rosa pero a pesar de los contratiempos, no puedo quejarme porque salió adelante.Gracias a este disco aprendí muchos aspectos de esta profesión que desconocía por estar siempre bajo el amparo de productores y managers, disfrute de cada peldaño porque, por primera vez, cada paso fue decisión mía y saboree cada grabación, cada sesión de estudio, cada letra...

Reí y lloré mucho con el y con mi hermano del alma, Eduardo del Val, sin el cual yo jamás podría haber sacado esa pequeña joyita. Fuiste mi productor, mi amigo y mi paño. Entendiste mis necesidades y mis anhelos, sin dudar ni un momento en hacerlo realidad. Nunca nadie ha hecho tanto por mi y siempre te estaré agradecido hermano...         

 

Me di a conocer como solista no solo en España sino en tierras americanas algo que para mi es muy importante y mis esfuerzos van todos en esa dirección.

En todo este tiempo posterior he sacado singles pero mas de 2 años sin un disco porque quería que fuera especial, que hubiera una evolución, un cambio, que mi música tomara entidad propia. Ha sido tiempo de cambios y en algunos momentos de caos, necesitaba responder a muchas preguntas sin dolor, desde la paz y la tranquilidad, necesitaba mirarme desnudo frente al espejo y ser, por fin, consciente de lo que me decía el silencio y ser capaz de escuchar lo que nunca me atreví... ¿Quieres saber lo que me dijo el silencio? Pues las respuesta estarán en mi nuevo disco que por fin verá la luz en este 2018... “SI PUDIERA VOLAR”. Nuevas composiciones, nueva manera de entender la vida, una visión mas comprometida con la sociedad en mis letras y una evolución emocional en mis historias.

 

He necesitado despojarme de todo lo anterior para ser capaz de volver a enfrentarme al público y al esfuerzo que supone parir una criatura. Me siento fuerte, decidido y como bien dice el mensaje de este nuevo disco: A veces queremos tocar el sol pero no siempre sale y solo nos quedan ganas de correr y saltar por el precipicio aun sabiendo que hay mucha distancia y podemos caer, pero solo al otro lado continúa el camino.

Este disco habla de construirnos nuestras propias alas y lanzarnos volar... Que nadie pueda despojarnos de nuestros sueños porque eso es lo único libre que nos queda. Cósete las alas, pégatelas a la espalda y atrévete a saltar, solo así sabrás si podrás volar...”

KIKE NAVAS